Aprende español callejeando por Madrid

No seas cochino

Hoy os voy a hablar de costumbres, pero de malísimas costumbres de bastantes personas que viven en España.         

Paseando por un pueblo muy curioso de la comunidad de Madrid, Nuevo Baztán, me llamó la atención este cartel del Ayuntamiento:

Nuevo Baztán (Madrid)

En este cartel se pide a los habitantes del pueblo que usen los servicios de recogida de basura del Ayuntamiento, y entiendo

Se me acaba la paciencia

Hace ya seis años, cuando empecé a publicar en este blog (¡seis años ya, guau!) dediqué una entrada a la expresión se te ve el plumero. En ella te hablé un poco de la construcción de frases con la palabra se más los pronombres me/te/le/nos/os/les. Frases en las que hablamos de algo que pasa sin que nosotros queramos que pase, sin nuestra intención. Es algo que nos pasa, no es algo que

Callejeando por Calatañazor

El fin de semana pasado tuve la suerte de estar en Calatañazor, en la provincia de Soria (Castilla-León). Un pequeño pueblo que conserva su estructura medieval y un conjunto de casas hechas con piedra, madera y adobe (una mezcla de tierra y paja) que muestran la arquitectura popular típica de esa época.       

En este pueblo, como en otros muchos de Castilla, muchos edificios conservan

Ponte en mis zapatos

Últimamente he visto bastantes veces esta expresión: ponerse en los zapatos (de alguien) con el significado de 'ponerse mentalmente en el lugar de una persona para intentar entenderla'. Creo que es una traducción literal del inglés y por eso todavía no se encuentra en los diccionarios de español. 

Creo que para ponerse en los zapatos de un español, lo mejor sería que te compraras este tipo de

Yo gentrifico, tú gentrificas

En los últimos tiempos muchas nuevas palabras han entrado en nuestra lengua y muchos nuevos conceptos han entrado en nuestras vidas.              

Uno de ellos, que afecta a los habitantes de algunos barrios de las grandes ciudades, es el que aparece en este cartel:

Calle Bravo Murillo

En la foto, tomada en el barrio de Tetuán, aparecen imágenes de edificios antiguos y comercios

La alegría de la huerta

Calle Dos Hermanas

Da gusto encontrar locales con nombres así. Porque la expresión ser la alegría de la huerta significa 'estar siempre alegre, ser optimista, transmitir alegría a los demás'.

Claro que muchas veces la usamos irónicamente y queremos decir todo lo contrario, que la persona de la que hablamos siempre ve las cosas de forma negativa, es pesimista, o simplemente es una

Bésame mucho

Últimamente he visto varios carteles en los que se habla de besos o se piden besos. Ya sabéis, seguro, que la mayoría de los españoles somos bastante besucones ('personas que tienen la costumbre de dar muchos besos') y que, por ejemplo, en las presentaciones o en los encuentros es normal darse dos besos. 

Hay excepciones, sin embargo: no es habitual que un estudiante dé besos a su profesor

Dime qué diminutivo usas y te diré de dónde eres

El título de hoy recuerda a un refrán que dice Dime con quién andas y te diré quién eres. Esto quiere decir que las personas que suelen ir juntas, los que son amigos, se parecen.
     

Pero hoy vamos a hablar de diminutivos, o sea, de esas terminaciones (-ito/a, -illo/a, etc.) que tanto usamos en español para expresar pequeño tamaño o para expresar cariño, ironía, etc. Ya hace tiempo, en la

Puro ego

Seguro que sabes un poco sobre la historia de la lengua española, ¿verdad? Si es así, no te sorprenderá saber que en español el 70 % de las palabras de uso común (o sea, sin incluir palabras técnicas) vienen del latín. Claro que, después de tantos siglos, la mayoría están un poquito cambiadas.

Existe, además, otro bloque de palabras y expresiones del latín que seguimos usando con la forma

Mi arma

Según dónde o a quién oigas decir mi arma, el significado puede ser totalmente diferente.

Si hablan un cazador o un policía, estarán hablando de su escopeta o de su pistola. Pero si quien habla es de Andalucía, la cosa puede cambiar mucho...

Fíjate en lo que dice la camiseta de este maniquí de una tienda de Madrid:

Calle Santa Ana

Es evidente que esta mujer no puede estar

Syndicate content